Presencia de agua líquida en marte tiene implicaciones importantes para la ciencia

La presencia de agua líquida en la base de los casquetes polares marcianos se formuló por primera vez hace más de 30 años, desde entonces la respuesta no era contundente.

A finales de la década de los 80, Steve Clifford fue el primer científico en plantear la posibilidad de encontrar agua bajo los polos de este planeta, tal como sucede en la Tierra, para 2003, la Agencia Espacial Europea (ESA) envió su misión Mars Express con el objetivo de encontrar señales de vida en la química y la geología del planeta.

De los condicionantes para la vida como la conocemos, además de la energía y los elementos químicos, solo faltaba encontrar agua líquida; finalmente, el 25 de julio pasado, se hizo el esperado anuncio, que, aunque con esto no se demuestra la presencia de vida, si facilitará dirigir los esfuerzos para, en su caso, detectarla.

El descubrimiento publicado en la revista Science y anunciado por la  Agencia Espacial Italiana, describe que después de 29 sobrevuelos del orbitador por el mismo punto del polo sur marciano, su radar encontró una especie de lago de unos 20 km de longitud.

La detección se realizó con el instrumento MARSIS (Mars Advanced Radar for Subsurface and Ionosphere Sounding), un radar italoestadounidense de baja frecuencia que lleva la sonda Mars Express. Este instrumento envía pulsos radar que penetran en el terreno y las capas de hielo, midiendo después cómo se propagan y rebotan las ondas en la nave espacial. Los ecos reflejados proporcionan información sobre lo que hay debajo de la superficie. De hecho, el perfil de la señal radar es similar al de los lagos de agua líquida que se encuentran debajo de las capas heladas de la Antártida y Groenlandia.

Comenta esta nota