Bolsonaro, “estable, aunque aún grave”

Río de Janeiro.— El candidato presidencial brasileño Jair Bolsonaro se encuentra “estable y en buena condiciones, “aunque todavía grave”, informó el hospital de Sao Paulo en el que se aloja luego del atentado sufrido el jueves en la ciudad de Juiz de Fora.

De acuerdo con el boletín médico que divulgó el hospital, el paciente está en buenas condiciones clínicas, pero aún en la unidad de cuidados intensivos. El propio candidato publicó en su cuenta de Twitter: “Estoy bien y recuperándome”, y luego agradeció a Dios, su familia y los médicos. El ex militar ultraderechista llegó al hospital Albert Einstein en Sao Paulo, luego de pasar la noche internado en un centro médico de Juiz de Fora.

Tras haber sufrido un ataque con un cuchillo durante un acto de campaña, Bolsonaro fue operado de urgencia para reparar graves lesiones sufridas en una vena abdominal, el colon descendente y el intestino grueso. Fuentes médicas dijeron que perdió 40% de sangre. Permanecerá internado al menos una semana.

En un video grabado tras ser sometido a cirugía, el ex militar lamentó no asistir al desfile militar de hoy en Río de Janeiro por la Independencia. “Nunca le hice mal a nadie”, afirmó, respondiendo a quienes atribuyen la agresión a sus discursos.

La Policía Federal investiga si el autor del ataque, identificado como Adélio Bispo de Oliveira, contó con cómplices, aunque él afirma haber actuado “completamente solo” y por motivaciones político-religiosas, según sus abogados, que pedirán una investigación siquiátrica. “La investigación está concentrada en el autor confeso del atentado... hay otras dos personas que estarían involucradas, pero contra las que no hay pruebas, por lo que siguen en la investigación como sospechosos”, afirmó el ministro de Seguridad Pública, Raúl Jungmann, a la prensa.

“El discurso de odio del candidato fue el que desencadenó esa actitud extrema de nuestro cliente”, afirmó Zanone Manoel de Oliveira, uno de los cuatro abogados que representaron en su primera audiencia ante un juez a De Oliveira.

Aludió a las referencias peyorativas contra los afrobrasileños en el discurso de Bolsonaro —el agresor se identifica como negro—. De acuerdo con el diario O Globo, un sobrino de De Oliveira dice que su tío pasaba días enteros encerrado en un cuarto oscuro, y añadió que la familia teme represalias por la acción del agresor.

Algunos sectores de izquierda, incluyendo a la ex presidenta Dilma Rousseff, han atribuido el atentado al discurso belicista de Bolsonaro, que defiende la liberación de la venta de armas en Brasil y ha dicho que “fusilará” a sus rivales.

El presidente Michel Temer se reunió en Brasilia con sus ministros de Justicia y Seguridad para abordar la situación y la Policía Federal convocó para hoy un encuentro con los jefes de campaña de los candidatos a presidente para discutir el refuerzo de la seguridad durante las actividades preelectorales.

El gobierno mexicano condenó el ataque. En un comunicado, Cancillería dijo que “hace votos para que el actual proceso electoral se desarrolle en forma pacífica, y con pleno respeto al marco democrático institucional que caracteriza a este país hermano, al tiempo que hace un llamado a todos los actores para que se abstengan de recurrir a la violencia en cualquiera de sus formas”.

Sin considerar al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, Bolsonaro lidera la intención de voto (22%), de cara a las elecciones del 7 de octubre. 


Comenta esta nota