Trump negará la Green Card a quien pida ayuda social

La siguiente presa en el punto de mira del presidente Donald Trump son los inmigrantes pobres. Aprovechando una ley de inmigración ya existente, el mandatario republicano pretende aplicarla de inmediato en su versión más radical para que los extranjeros tengan mucho más difícil obtener la residencia permanente, si solicitan (o por su condición social son susceptibles de solicitar) cupones para rentar una vivienda, subsidios de alimentos y otras formas de asistencia pública.

La medida obligará a cientos de miles de inmigrantes que dependen de los subsidios federales a hacer una elección difícil entre aceptar ayuda financiera o lograr la Green Card.

“De acuerdo con la ley vigente, aquellos que buscan inmigrar a Estados Unidos deben demostrar que pueden mantenerse económicamente”, anunció este sábado la secretaria del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), Kirstjen Nielsen.

Según la controvertida secretaria, los cambios propuestos “promoverán la autosuficiencia de los inmigrantes y protegerán los recursos limitados, asegurándose de que sea menos probable que se conviertan en una carga para los contribuyentes estadunidenses”.

En pocas semanas. La propuesta se publicará en el Federal Registry —el periódico oficial— en las próximas semanas, según el DHS, tras lo que comenzará un período de 60 días para comentarios públicos. “Después de que DHS considere cuidadosamente los comentarios públicos recibidos sobre la propuesta de ley, planea emitir una iniciativa final de la ley que incluirá una fecha para entrar en vigencia”, dijo Nielsen, quien avisó que los funcionarios de su departamento se preparan ya para los previsibles desafíos judiciales que presenten organizaciones proinmigrantes y gobiernos estatales.

Comenta esta nota