Hermosillo requiere de 3 mil 600 policías: BSA

Hermosillo, Sonora (DP).- Hoy en día laboran mil 200 policías lo que hace débil el estado de fuerza de la corporación que para combatir los delitos por lo que para responder a los hermosillenses, requiere de 3 mil 600 agentes de Seguridad Pública Municipal.

El presidente de la Barra Sonorense de Abogados (BSA), Héctor Contreras Pérez, consideró que además de la necesidad de este importante número de policías en Hermosillo también deben pasar por un proceso pulcro de control de confianza y depurar la corporación de malos elementos.

Luego de avalar la designación del ingeniero Luis Alberto Campa Lastra como comisario general de la Policía y Tránsito Municipal en la capital sonorense, el también exsubprocurador de Justicia del Estado de Sonora señaló que el jefe policíaco debe contar con un equipo eficaz y confiable al servicio de los hermosillenses.

Al tomar protesta ante el Cabildo como comisario general de la Policía y Tránsito Municipal de Hermosillo, el ingeniero Luis Alberto Campa Lastra destacó que el patrullaje en las colonias será la prioridad.

Con 40 patrullas en circulación, Campa Lastra sostuvo que trabajará “con la presencia policíaca en todas las colonias, en la pronta atención al ciudadano cuando hace un llamado de auxilio, esa es nuestra prioridad”.

Es Ingeniero Eléctrico con especialidad en Control por el Instituto Tecnológico de Mexicali y es nuevamente comisario general de Seguridad Pública en Hermosillo, luego de que durante la administración de la exalcaldesa María Dolores del Río llevara el mismo cargo.

Campa Lastra, quien además fue coordinador estatal Operativo de la Secretaría Ejecutiva de Seguridad Pública en el gobierno de Guillermo Padrés Elías y director de Policía y después de Obras y Servicios Públicos en San Luis Río Colorado durante el trienio del exalcalde Enrique Reina Lizárraga, llega a su cargo ante un ambiente de zozobra y desconfianza en las autoridades que provocan los últimos hechos violentos en Hermosillo donde desde hace una semana las ráfagas de bala no han cesado en colonias y vialidades principales de la capital de Sonora.

En una administración municipal que revela un déficit de al menos 800 millones de pesos, deuda con proveedores de 500 millones de pesos y una deuda pública de más de mil 850 millones de pesos, la falta de unidades policíacas y una fallida estrategia para garantizar la seguridad a los hermosillenses, se alza como una prioridad.


Comenta esta nota